imagen foto_portada.jpg

El aprovechamiento de una especie maderera como materia prima de cualquier proceso industrial depende, entre otros factores, de las propiedades físicas de la madera. Estas incluyen la humedad y su efecto sobre su comportamiento, y los cambios dimensionales de ella.

Como la madera es un material poroso y heterogéneo en su estructura, sus propiedades físicas son también variables. Su control permite un mejor procesamiento y optimización de su uso como material para la construcción o fabricación.

Cuando el árbol es volteado, la madera que se obtiene de él conserva una cierta cantidad de agua que se localiza en los lúmenes celulares, la pared celular y en otros espacios en la madera. Esta cantidad de agua puede variar según la especie, el tipo de madera y su edad.

Tratamiento de la madera

La madera requiere un recubrimiento que sea a la vez protector y decorativo. Protector, por cuanto es un material con tendencia a dilataciones y contracciones, absorbe agua y suciedad, se pudre con facilidad por el ataque de microorganismos, su manipulación y el uso le afectan rápidamente. Decorativo para aumentar la belleza de la materia prima.

Secado de la madera

La madera verde, recién cortada, contiene un alto porcentaje de humedad. Las paredes de las células se encuentran saturadas y liberan el agua retenida en las cavidades de la célula. Por lo tanto, el secado de la madera es aquel proceso mediante el cual se elimina el agua libre y una gran proporción del agua absorbida por las paredes de las células.

Es de vital importancia que el proceso de secado se lleve a cabo correctamente para evitar la aparición de tensiones en el interior de la madera y asegurar que el equilibrio higroscópico se encuentre en el nivel apropiado para evitar problemas de dilatación y contracción.

Existen diversos tipos de secado de la madera, por ejemplo:

- Secado al aire libre: Sistema tradicional en el que se amontonan las tablas de madera sobre listones, apilados con separaciones hasta 45 cm. Normalmente estas pilas de madera se ubican separadas del piso y en lugares resguardados de la lluvia y del sol. El paso del aire a través de las pilas las va secando progresivamente.

- Secado artificial: Este proceso se toma generalmente como adicional al secado natural y tan solo demora unos días. Las piezas de madera se apilan y se introducen en unos hornos donde circula una mezcla muy precisa de vapor y aire caliente.

- Secado mixto: En el proceso de secado mixto, intervienen los dos métodos previamente descritos que resultan ser necesarios por razones de coste y técnicas. El secado natural constituye, normalmente, la primera etapa de secado de la madera dado su bajísimo costo por la ausencia de gastos por concepto de energía pero insuficiente para alcanzar determinado grado de humedad de la madera conforme a los requerimientos que supone determinados uso, lo que hace necesario utilizar el secado artificial para estos efectos.

Características de la madera

- Estabilidad: Cuando una madera se seca, se contrae. Y fruto de esta contracción puede cambiar. Por lo general la contracción se da más intensamente a lo largo de los anillos de crecimiento. Este movimiento de contracción puede provocar algunas distorsiones, ya que cuando en algunas tablas se presentan anillos de crecimiento más largos unos que otros, como el caso de la madera cortada tangencialmente, la contracción en los anillos más largos es mayor que en los anillos cortos, entonces se producen ciertos curvamientos.

- Protección superficial: La madera es un ser vivo, evoluciona y muere, presentando una vida más corta que los demás materiales de construcción, por lo que necesita una protección artificial. Entre los tratamientos de la madera mediante preservantes existe: la absorción de líquidos en un proceso de impregnación, uso de preservantes y de fijación.