imagen foto_portada.jpg

La actividad pesquera tanto la de carácter extractivo como de cultivo está permanentemente expuesta a la amenaza de ver no solo mermada su producción sino también reducir virtualmente a cero la obtención de algún tipo producto y ello en razón del desarrollo de toxinas y patógenos derivados de la propia dinámica bioclimática del medio marino. Dado los devastadores efectos que potencialmente puede tener el desarrollo y presencia de patógenos y toxinas en el sector, la búsqueda de tecnologías y medios para enfrentar este problemático fenómeno resulta ser algo de primera prioridad.